lunes, 23 de agosto de 2010

El adefesio

Es un papelorrio amarillo y horrible. “Saldos. Liquidación. Todas las alfombras a 400 euros”. Lo arrugo y apretujo con saña y lo dejo caer en la acera. Una mujer empingorotada, amplia sonrisa, me alcanza: “¡¡Señora, se le ha caído esto!!”. “Gracias”, le contesto cariacontecida. Avanzo un poco más y me vuelvo a deshacer del papel, ahora casi violentamente. Aparece un niño de no se sabe dónde: “Señora, se le ha caído esto!!”. Se me escapa una lagrimita. Cuando llego a casa, lo tiro, encolerizada, al retrete, tiro de la cadena y me voy a dormir, feliz. 
Al despertar, el papel sigue ahí


(C) Malicia Coool XX

1 comentario:

Antonio Alfeca dijo...

Eso no era un papel, eso era el cobrador del frac.....xDDD